Sector empresarial de Xalapa exigirá a la SCT se disminuya al 50%
el costo de peaje del libramiento Perote-Xalapa-Banderilla

• La demanda es por irregularidades detectadas durante su licitación, construcción y operación que son causales de rescisión de la concesión: Héctor Sandoval

Irineo Pérez Melo.- Por las irregularidades detectadas en los procesos de licitación, construcción y operación del Libramiento Perote-Xalapa-Banderilla, el sector empresarial de la capital veracruzana demandó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) su intervención para la disminución del 50% del costo del peaje para transitar por esa vía de comunicación.
En conferencia de prensa, integrantes de la mesa directiva del Consejo Empresarial Metropolitano de Xalapa, se expuso que por esas irregularidades no se puede liberar el tránsito pesado de la avenida Lázaro Cárdenas, significando un grave riesgo y un cuello de botella que impide pasar el tránsito ligero, al ser paso obligado para quienes transitan hacia la Ciudad de México o hacia el puerto de Veracruz.
El consultor Héctor Sandoval Quezada, especialista en el ramo, al abundar sobre este tema dijo que existen elementos suficientes para poder rescindir el contrato a la concesionaria, como resultado de una serie y graves irregularidades que se dieron durante la licitación, construcción y operación de dicho libramiento.
Sin embargo, dijo, que no se busca rescindirle la concesión, sino que se busca que la SCT obligue a la empresa a realizar la reducción del cobro de peaje, de no atender este llamado, llegar a ese extremo de aplicar las causales de rescisión del título concesionado y que sean los municipios de Xalapa o Emiliano Zapata quienes adquieran las responsabilidades de cubrir el Fonavin, el remanente del crédito al concesionario, así como el derecho de cobro de los recursos generados en estas vías de comunicación por concepto de peajes.
El especialista destacó que las observaciones de las irregularidades detectadas fueron presentadas ante la Auditoría Superior de la Federación cuando se inauguró la carretera el 26 de febrero de 2013, en donde se evidenció que en el trayecto de su construcción se cambió el proyecto original de una carretera tipo A de 12 metros a una autopista A 4 y el cambio carretero sólo se avisó los proyectos de esta vía, ya que en la realidad y en lo que respecta al subtramo Perote-Banderilla, el concesionario cobra 3.34 pesos por metro al inicio de su construcción.
Aunado a lo anterior, dicho subtramo presenta graves irregularidades en su construcción, ya que esta carretera no reúne las condiciones técnicas ni de proyecto señaladas por la SCT en el manual 2.0.1, denominado proyecto geométrico para autopistas, cuestión que fue evidenciada antes de su construcción.
Posteriormente, dijo que solicitó a la Policía Federal de Caminos informara de los accidentes suscitados en dicha carretera y durante el periodo del 21 de enero de 2013 al 31 de julio de 2017, en el tramo que va del kilómetro 138 al 139 doce accidentes con 9 lesionados y 5 muertos; del 139 al 140, 10 accidentes con 22 lesionado y 5 muertos; en total hasta el 2017, había 73 accidentes con 83 lesionados y 15 muertos, lo cual ha aumentado de esa fecha hasta ahora, porque se siguen dando los accidentes añadió.
Insistió en que existen causales para rescindir porque desde el principio estuvo viciado el contrato, ya que desde el mismo día en que se les dio el derecho, le fue cedido los derechos al concesionario de la autopista Perote-Xalapa y la concesionaria actual apenas acredito su existencia mediante la escritura pública, cuyo primer testimonio se encuentra en trámite en el Registro Público de la Propiedad y de Comercio por lo reciente de su otorgamiento.
Esto es irregular porque la misma ley en la materia establece que se cederán los derechos hasta trascurridos 3 años y que esté en operación la vía carretera y la irregularidad se dio desde el principio. Además de que no se podía ampliar la carretera, hasta que la vía esté en funcionamiento y haya excedido el tránsito vehicular en algunos segmentos de dicha autopista, cosa que no sucedió, porque no había empezado a funcionar como carretera A 2, similar a la de Amozoc-Perote, que se hizo de 12 metros y cobra 50% menos que el libramiento Xalapa (de 29 kilómetros) actualmente, cuyo costo es de 165 pesos.
El consultor mencionó que dicha vía esperaba una afluencia vehicular de 8 mil 600 unidades desde su inicio y en la actualidad pasan 5 mil vehículos por día y todos en su mayoría son de tránsito ligero, porque la mayoría de tránsito pesado pasa por la ciduad de Xalapa.
Explicó que esta situación fue permitida para no sancionar a la empresa concesionaria con 50 mil pesos diarios su incumplimiento en la construcción, se le permitió ampliarla a cuatro carriles para poder reprogramarla y se le adicionaron 15 años más a los 30 que se les habían dado de manera irregular.
Esas son causales de negociación con la empresa constructora que si no quiere que se le rescinda el contrato, tendrá que bajar el costo de peaje. En caso de rescindirle, se le podría entregar al ayuntamiento de Xalapa su operación, ya que no pondría ningún centavo, porque su financiamiento fue hecho por el FONAIN por 2 mil 857 millones de pesos y el FINFRA por 160 millones de pesos, o sea, los créditos que le dieron a la concesionaria le sirvieron para financiar la construcción de la carretera, que no puso ningún centavo ni equipo, todo fue hecho con infraestructura y mano de obra nacional.
De esta manera, dijo, existe la posibilidad de que se reduzca en el porcentaje antes mencionado de las cuotas del peaje y estar en condiciones de sacar el transporte pesado de la avenida Lázaro Cárdenas y permitirle, inclusive, al no haber tránsito pesado, el concreto no se fracturará más ni se dañará esta vía de comunicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.